Cómo funcionan los protectores solares

La crema solar es un producto invisible y fácil de aplicar que protege la piel de los efectos perjudiciales del sol. Ahora bien, ¿sabe cómo funciona? A continuación respondemos algunas preguntas frecuentes.
 

¿Por qué necesitamos protección solar?

Las quemaduras provocadas por el sol no tienen que ver con el calor, sino con la radiación. El sol libera radiación ultravioleta (UV) en dos longitudes de onda distintas: UVA y UVB. Ambas son dañinas, pero de forma diferente.

Los rayos UVA presentan una longitud de onda más larga, por lo que penetran profundamente en la piel y causan daño celular. La exposición a estos rayos suele comportar un envejecimiento prematuro de la piel, su despigmentación y la aparición de arrugas. Por su parte, los rayos UVB tienen una longitud más corta y lastiman la epidermis.

El daño de la radiación UVB es más grave y puede propiciar la aparición de pecas, lunares, quemaduras y cáncer.[1][2][3][4][5] Los médicos creen que el 80 % de los casos de cáncer de piel están causados directamente por una exposición prolongada a los rayos UVB.[6]

La crema solar nos protege frente a la nociva radiación UV emitida por el sol
 

Sustancias químicas utilizadas en los protectores solares

El dióxido de titanio se usa con varios fines desde hace décadas, pero una de sus mayores ventajas es que tiene la capacidad de protegernos frente a los efectos perjudiciales del sol.

Las cremas solares contienen varias sustancias químicas diseñadas para proteger la piel. Una de las más importantes es el dióxido de titanio, cuya eficacia se ha ido mejorando a lo largo de los años.
 

¿Cómo ayuda el dióxido de titanio?

El dióxido de titanio absorbe la radiación ultravioleta para proteger la piel.

A diferencia de otros compuestos usados en los protectores solares que tan solo absorben una parte de la radiación UV, el dióxido de titanio es extremadamente eficiente contra todo aquello que puede dañar la piel, pues absorbe y dispersa tanto los rayos UVA como los rayos UVB.
 

Protectores solares más estéticos

A pesar de los beneficios para la salud de las cremas solares, la gente no quiere tomar el sol con el cuerpo recubierto de una capa blanca porque resulta incómodo y antiestético.

Los protectores solares disponibles actualmente en el mercado pueden incluir formas especiales de dióxido de titanio para solucionar este inconveniente. Si se utilizan nanopartículas, la sustancia conserva su capacidad protectora de absorber la radiación UV y se torna transparente en lugar de presentar el característico color blanco de las partículas más grandes.

Las personas que tienen la piel clara son más susceptibles al daño solar
 

Protección segura ante el sol

El uso de nanopartículas es crucial para proteger la piel de los efectos dañinos de la radiación, pero también se ha puesto a prueba para garantizar que no sea perjudicial. Por ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental de Dinamarca (Miljøstyrelsen) probó el uso de nanopartículas de dióxido de titanio en protectores solares y determinó que era inocuo.[7]

Las nanopartículas de TiO2 empleadas en los protectores solares permanecen en la capa externa de la piel y no alcanzan los tejidos subcutáneos cuando se aplican en forma de crema.[8][9]

Considerando los peligros de la radiación, es obvio que las nanopartículas de dióxido de titanio pueden brindar una protección inestimable frente a los rayos solares.