El dióxido de titanio, el secreto mejor guardado de la industria cosmética

El dióxido de titanio es uno de los secretos mejor guardados de la industria cosmética y tiene suma importancia en la elaboración de productos para pieles sensibles.

El maquillaje mineral mueve mucho dinero en el sector de los cosméticos, ya que cada vez más personas se interesan por los beneficios que aportan los ingredientes puros de origen natural.

Gracias a esta moda, el dióxido de titanio (TiO2) –como pigmento y en sus otras formas– ha ganado protagonismo en los salones de belleza de todo el mundo. Sin embargo, en realidad su uso se remonta a hace décadas, sobre todo en cosméticos decorativos y protectores solares aptos para pieles sensibles.

 

¿Por qué el TiO2 es tan atractivo?

El TiO2 (o CI 77891, tal como se lo denomina en este mercado) es uno de los secretos mejor guardados de la industria cosmética: las marcas de belleza y los fabricantes de productos para el cuidado de la piel llevan décadas usándolo.

En todos estos años, el dióxido de titanio se ha empleado para mejorar los colores y las fórmulas de distintas maneras.

  • Color: el uso del TiO2 en forma de pigmento junto a otros colores aporta intensidad y brillo a los cosméticos decorativos. Además, permite a los fabricantes de bases de maquillaje y pintalabios crear una gran variedad de tonos aptos para todo tipo de pieles.
  • Luminosidad: el TiO2 contribuye a la absorción de aceite por parte de la piel y le brinda una opacidad que minimiza el brillo no deseado, algo esencial en los productos que pretenden crear un efecto mate.
  • Protección UV: en su forma no pigmentaria, el TiO2 es un ingrediente básico de los protectores solares, puesto que absorbe y dispersa los rayos UVA y UVB, evitando así las quemaduras y el envejecimiento prematuro de la piel. Esta propiedad también se puede aprovechar en los cosméticos para elaborar cremas, bases de maquillaje y pintalabios que ofrezcan protección frente a los rayos ultravioleta.
  • Textura: en su forma no pigmentaria, las partículas de TiO2 se vuelven transparentes, lo cual ayuda a crear fórmulas mucho más suaves, translúcidas y fáciles de aplicar. Su opacidad también resulta vital en los productos destinados a ocultar las imperfecciones de la piel.
  • Efecto duradero: en cuanto que mineral insoluble, la forma no pigmentaria del TiO2 es muy apreciada por su durabilidad y resistencia al agua, propiedad especialmente útil en los protectores solares.

Pintalabios vistos desde arriba (Getty)

 

Productos que contienen TiO2

Gracias a su versatilidad y a sus beneficios naturales, el dióxido de titanio es uno de los componentes favoritos de los fabricantes de cosméticos. Solamente en los últimos cinco años, el TiO2 se ha incorporado a más de veinte mil cosméticos lanzados al mercado. Se encuentra en prácticamente todos ellos, incluidos los siguientes:

  • Bases de maquillaje líquidas y en polvo
  • Polvos bronceadores
  • Coloretes
  • Sombras de ojos
  • Rímeles
  • Pintalabios
  • Protectores solares

 

Uso en pieles sensibles

Si bien el TiO2 se emplea de forma generalizada, cabe destacar que es uno de los componentes más importantes de los productos de belleza orientados a personas con la piel sensible.

La razón es bien sencilla: el TiO2 es una sustancia inerte, es decir, no reacciona con otros ingredientes. Esta característica permite utilizarlo en productos que se aplican en las zonas más sensibles del cuerpo (incluyendo los ojos, los párpados y la boca) con un riesgo bajísimo de sufrir reacciones alérgicas.

 

¿Existen alternativas viables?

Como la piel tolera muy bien el TiO2, los fabricantes rara vez le buscan un sustituto. El Dr. Chris Flower, biólogo, toxicólogo y director general de la Asociación de Cosméticos, Artículos de Tocador y Perfumes del Reino Unido (CTPA), señala que cualquier alternativa posible difícilmente podría reemplazar el dióxido de titanio en todas sus aplicaciones y podría presentar numerosas diferencias con este. “Teniendo en cuenta la versatilidad del TiO2 y su amplio abanico de aplicaciones en distintos tipos de productos cosméticos, no hay ninguna alternativa equivalente plausible”, añade.

Una científica trabaja en un laboratorio de investigación (iStock)

 

Preocupaciones acerca del uso del TiO2 en productos cosméticos

El Dr. Flower también precisa lo siguiente: “El TiO2 se usa en cosméticos desde hace muchos años y su seguridad ha sido evaluada y confirmada en repetidas ocasiones por autoridades de seguridad globales independientes. Un comité de científicos expertos de la Comisión Europea reafirmó la seguridad de las nanopartículas de dióxido de titanio en noviembre de 2017 destacando que la absorción cutánea (en otras palabras, la penetración en la piel) es mínima”.

Actualmente, la forma pigmentaria del TiO2 está avalada en EE. UU. por la FDA (21 CFR 73.2575) y en la UE como colorante (E171); while non-pigment form TiO2 is certified for safe use in the USA by the . El uso seguro de la forma no pigmentaria del dióxido de titanio está certificado por la Farmacopea de Estados Unidos y por la UE (Anexo VI del Reglamento 1223/2009 sobre los productos cosméticos).

 

Restricción del uso del TiO2

Restringir o limitar el uso del TiO2 en los cosméticos tendría un claro impacto negativo para los consumidores que confían encontrarlo en los productos destinados a personas con la piel sensible. No solo habría menos opciones entre las que elegir, sino que utilizar un componente alternativo podría incrementar el riesgo de sufrir reacciones alérgicas.

La industria cosmética genera 77 000 millones de euros en Europa y representa el mayor mercado del mundo. Cualquier medida que restringiera el uso del TiO2 provocaría perturbaciones para las empresas a muchos niveles, ya que limitaría los ingredientes que pueden utilizar, requeriría invertir más en I+D y, en última instancia, comprometería la calidad de las fórmulas y la reputación de los fabricantes si se produjeran reacciones adversas.