El dióxido de titanio (TiO2) permite innovar en la tecnología del hidrógeno “verde”

La descarbonización de las industrias pesadas depende de formas innovadoras de producir energía “verde” y sostenible. Los investigadores han descubierto un nuevo método para producir hidrógeno “verde”, que es posible gracias al TiO2.

El método tradicional de producción de hidrógeno para combustible se basa en la electrólisis, que divide las moléculas de agua en oxígeno e hidrógeno. Sin embargo, los electrolizadores industriales consumen mucha energía y requieren una gran inversión.

Para sustituir este método, investigadores canadienses y franceses aplicaron un mecanismo natural conocido como “fotocatálisis”. En un estudio conjunto del profesor My Ali El Khakani del Institut national de la recherche scientifique (INRS) y un equipo del Institut de chimie et procédés pour l’énergie, l’environnement et la santé (ICPEES), el equipo desarrolló electrodos especialmente diseñados y estructurados que dividen las moléculas de agua en oxígeno e hidrógeno utilizando la luz del sol.

El TiO2 fue la clave de este avance científico. El TiO2 es un semiconductor conocido por ser fotosensible a la luz ultravioleta, pero ésta sólo representa el 5% de la irradiación solar.

El equipo de investigadores trabajó en la composición atómica del TiO2 para ampliar su fotosensibilidad a la luz visible, lo que podría permitir la producción de electrodos capaces de absorber hasta el 50% de la luz solar. Esto podría hacer mucho más eficiente la producción de hidrógeno “verde” sin electrólisis.

El hidrógeno “verde” es a menudo llamado el combustible del futuro. Es una pieza fundamental para desbloquear la descarbonización de la industria y los vehículos pesados, necesaria para cumplir los ambiciosos objetivos climáticos. Esta nueva tecnología puede contribuir a impulsar el papel del hidrógeno “verde” en la combinación energética del futuro.